... Detrás del pescado

Se estima que en el Pacífico de Costa Rica entre 10.000 y 30.000 tortugas quedan atrapadas cada año en artes pesqueras no selectivas como el palangre, la rastra y el trasmallo; poniendo en peligro la sobrevivencia de esta y otras especies, y por tanto, la vida en el mar.

Proteger las tortugas es proteger la vida del mar y la costa. Las tortugas marinas migran largas distancias, tanto que su ciclo de vida se desarrolla en varios países de la región;  en ese ir y venir del mar patrimonial hasta las costas, se relacionan con muchos y diversos ecosistemas tanto terrestres como marinos, y cumplen diversas funciones, algunas de ellas son la regeneración de pastos marinos y el control del crecimiento de  otras especies.  

La zona marino-costera costarricense es sitio de desove, migración, reproducción y alimentación de estas especies milenarias, por tanto la sobreexplotación de los recursos del mar atentan contra la estabilidad de estas poblaciones. La pesca incidental generada por el palangre se convierte en una implacable amenaza para las tortugas marinas, incluyendo las poblaciones de anidación.  

Al menos tres varamientos (muertes masivas) por año suceden en las costas de Costa Rica, y al análisis realizado a los cuerpos ha permitido detectar claramente la responsabilidad de la actividad pesquera. Dada la tendencia actual, varios ecosistemas ya están mostrando los efectos de la ausencia de las tortugas marinas. 

Por esta razón, si se  resguardan las tortugas marinas se preservan de forma directa e indirecta muchas otras especies, incluyendo los seres humanos.  Ellas son símbolo de unión entre el mar y la tierra, y vivas representan un valor económico para las mismas comunidades costeras que pueden percibir ingresos tanto por su protección como por actividades derivadas del turismo comunitario.

  • Republica Fortuna
  • Osa TV Radio
  • PZ net
  • Radio Perez Zeledon
  • PZ Hoy
  • Zews
  • Cable Max
  • 88 Stereo
  • Canal 14